20 octubre 2011

¿MAGIA….O ….CIENCIA?.....PARTE - II




¿MAGIA ….O ……….CIENCIA?.........................PARTE - II



    Sabemos que acostumbraban a entrar a menudo en la  profundidad

de las cuevas para pintar esas representaciones,  no para vivir en esa

zona  de  las  mismas,  así  como  que  el mundo  subterráneo ha sido

considerado como el reino de lo sobrenatural, de los dioses, la muerte

o los espíritus.


    El ir allí puede   interpretarse  como  aventurarse en el otro mundo

para reunirse con sus moradores, y podríamos establecer también la

analogía con los viajes del alma del chamán.

continúa.....



    Hay experiencias de espeleólogos contemporáneos, que vienen a

avalar las alucinaciones   que  se pueden dar en las cuevas, la mayor

parte de las veces son debidas a otros factores, como por ejemplo el

frío, la humedad, la fatiga, o la falta de estímulos externos.


    Cuando nuestros antecesores iban a la profundidad de las cuevas,

sabían que penetraban en el mundo de lo sobrenatural, y esperaban

encontrarse allí con los espíritus.   En  tal  estado  mental, reforzado

además  por  la  tradición,  las  posibilidades  de  tener  visiones  o

alucinaciones se acrecentaban.


    Las  cuevas  tenían  una  doble función,  la  de  facilitar  las  visiones

y la de acceder a los "poderes" a través de la pared, que venía a ser como

un velo entre el otro mundo y el nuestro.  Así,  el  uso  de  los  relieves

naturales en las rocas cobra pleno sentido, creyéndose que el propio

espíritu del animal se encontraba presente en la misma roca, al alcance

de su mano.


    Así  mediante  las  pinturas e  imágenes,  y  a  través  del  “”velo””

de la pared, podían llegar a ese mundo, para conectarse con su poder.

Los agujeros de las paredes de las cavernas y las galerías profundas

tenían un significado similar, venían a ser como los lugares por los

que los surgían los animales.


    Este  deseo  de  conectar  con  los  espíritus  y  los  poderes  del

mundo subterráneo se habría manifestado también de otras formas,

como  mediante la introducción de astillas de hueso en las grietas

de las paredes como se puede apreciar en la cueva de Trois-Frères,

Enlène,  Tuc  d'Audoubert,  Bédeilhac,  Labastide,  Troubat, 

Brassempouy, Portel, Llonin.


    Esto  supone  un  tipo  de   simbolismo  que  incluso  hoy  en  día

podemos encontrar,   el mejor ejemplo lo tenemos en el Muro de las

Lamentaciones
, en Jerusalén. Otra forma sería con los grabados

digitales y con los trazos indeterminados, que podrían responder a

los mismos motivos, ya que lo que pretendían era dejar una marca

allí donde era posible. Si tenemos en cuenta el contexto sagrado

de las cuevas la explicación más verosímil estaría en que se

intentaba conectar directamente con los poderes de la pared, e

incluso podrían ser marcas hechas por aquellos no iniciados y ser

como su forma de  participación en este tipo de ceremonias.


    Debemos de destacar las manos impresas, que tendrían una

función similar. Apoyaban su propia mano sobre la pared y soplaban

la pintura sagrada sobre ella, así la propia mano quedaba ligada a

la roca. Metafóricamente, la mano se fundía con la pared y dejaba

su espectro al retirarla. Era una forma de establecer una relación

con el mundo de los espíritus y con los poderes del más allá.

Cueva de Gargas

    Vestigios de tales gestos se han encontrado en diversas cuevas

que se sitúan entre los 27.000 años de Gargas y los 14.000 de las

Cuevas del Volp, confirmando que la cueva y sus paredes eran usadas

del mismo modo, y las de Cosquer.  Son hechos demasiado numerosos

como para ser el resultado del azar o la coincidencia. Vienen a ser

el testimonio de tradiciones y la persistencia de casi las mismas

creencias durante más de veinte milenios.

 Cueva de Gargas
  
      Las interpretaciones que se han realizado del arte rupestre

varían, pero básicamente, en la actualidad  todas coinciden en que

poseía un sentido mágico-religioso. Se pensaba que era un arte sin

composición entre las figuras, pero parece ser que sí existe ésta,

y que además es muy compleja.

   
    El arte puede ser por ejemplo, una expresión de magia simpática

para la caza, es decir, representar al animal  hacía que los poderes

sobrenaturales aseguraran el éxito de la caza.

   
    La magia de la fertilidad aseguraría la pervivencia tanto de la fauna

como de la especie humana.  Por  ello  muchos  dibujos  de  animales

 tienen el vientre abultado, como la cierva de Altamira. También se

representa al macho y la hembra en el mismo panel y figuras humanas

que resaltan los atributos sexuales, como puede verse en el Abrigo

de Cogull
.


Abrigo de Cogull

  Abrigo de Cogull

  La representación de animales peligrosos buscaría la apropiación

de alguna cualidad destacable en ellos: su fuerza, valentía, agilidad,

robustez, etc.



La  explicación  más  verosímil  si  tenemos  en  cuenta el contexto

sagrado de las cuevas estaría en que con su  ejecución  se  intentaba

conectar directamente con los poderes de la pared, y podrían incluso

ser marcas hechas por los no iniciados y ser como su participación en

estas ceremonias.


    La universalidad de la religiosidad humana, que aparece en todas

las culturas, independientemente de su contacto y localización, así como

el hecho irrebatible de que todos pertenecemos a la misma especie, con

las mismas facultades, necesidades y deseos, hacían posibles tales

comparaciones.


    Es una idea propuesta en 1.951 por Mircea Eliade, (considerado

como uno de los más relevantes historiadores de las religiones, con su

libro El Chamanismo y las técnicas arcaicas del éxtasis, considerado

como el texto de referencia sobre chamanismo; un libro clásico escrito

hace más de 50 años y que aún no ha sido superado. Con una gran cantidad

de información sobre esta práctica místico, mágica y religiosa que pobló

el  planeta antes de la llegada y de la aparición de las grandes sociedades

y de las religiones organizadas), que las religiones paleolíticas europeas

 podían ser chamánicas. La hipótesis fue desarrollada en años posteriores

(particularmente por Lewis-Williams & Dowson, 1.988).


    Antes de que se aplicara a lo que conocemos de las cuevas pintadas,

tres series distintas de observaciones fueron tenidas en cuenta: los

trabajos de neuropsicología acerca de los estados de conciencia alterada,

las sociedades chamánicas en el mundo, y el arte rupestre de culturas

chamánicas conocidas, como los San de África del Sur y numerosos grupos

nativos americanos del Este de E.E.U.U.


    Los estados de conciencia alterada son parte intrínseca del acerbo

neuropsicológico humano, además de los sueños reales y de las ensoñaciones

en estado de vigilia, nuestras percepciones pueden ser modificadas por el

cansancio,la falta de sueño, las emociones fuertes o por verdaderas

alucinaciones. Estas últimas pueden ser causadas no sólo por drogas o

estados patológicos, sino también por ayuno, insolación, oscuridad,

sufrimiento, sonidos palpitantes, luces centelleantes,concentración intensa,

etc...y un sinfín más de posibles factores.


    En otro tipo de culturas, diferentes de la nuestra, estos buscadores

de visiones llegarán a ser profetas, líderes espirituales, o chamanes de

sus respectivas tribus o sociedades.


    Lewis-Williams y Dowson (1998), basándose en los numerosos

estudios publicados sobre las alucinaciones, propusieron un modelo

con tres estadíos.


    El primer estadío se caracteriza por fenómenos entópticos

(que tienen lugar dentro del ojo) con la percepción de formas

geométricas. En el segundo, la mente afectada instintivamente

intenta racionalizar dichas formas y otorgarles un significado,

comienza la organización.


    Una sensación frecuente es la de viajar a través de un túnel

 o ser absorbido por un remolino. Al salir de él se llega al tercer

estadío, con alucinaciones espectaculares en las que todos los

sentidos participan y a veces se entremezclan en extraña confusión.

Se puede encontrar con extrañas criaturas, hablar con animales e

incluso transformarse en ellos.


    De  acuerdo  con  el  etnólogo  Reichel-Dolmatoff,  (1978),  las

visiones de los indios colombianos Tukano siguen este modelo bastante

fielmente. Otras variantes se han podido documentar en numerosas

sociedades chamánicas de diversas partes del mundo. Por ejemplo, el

chamán siente que su alma abandona frecuentemente su cuerpo y vuela

al otro mundo a través de un túnel o bajo el agua. Esto nos recuerda

experiencias místicas y otras experiencias cercanas a la muerte,

cuando el sujeto vislumbra un túnel y una gran luz al final de un

túnel, pudiendo sentir claramente la presencia de sus seres queridos.


    De entre los múltiples componentes del chamanismo, Hultkranz,

1987; Vitebsky, 1995), algunas características están directamente

relacionadas con nuestro propósito.


    El llamado “brujo” de la Cueva de Gabillou (Dordogne, Francia),

representa una criatura compuesta en parte   de  animal  y  en  parte de 

humano.


    En primer lugar,  la creencia  en  la  coexistencia  de  varios  mundos

paralelos o dispuestos en niveles, que interactúan entre sí haciendo que

la mayor parte de nuestros acontecimientos sean causados por el otro o

por los otros mundos.


    En segundo lugar, algunas personas se consideran capacitadas para

entrar en contacto deliberadamente con el otro o con los otros mundos

para conseguir ciertos beneficios como sanar la enfermedad, mantener unas

buenas relaciones con los seres sobrenaturales o restaurar la armonía

quebrada, llamar la lluvia en periodos de sequía, o dirigirse al “Señor

de los Animales”
para asegurar una buena caza, predecir el futuro o

causar un maleficio o un mal a un enemigo.


    Y en tercero, el contacto puede tener lugar cuando los espíritus

favorables acuden, a menudo lo hacen con formas de animales, al chamán o

al buscador de visiones. El chamán se identificará con su espíritu favorable,

y también puede enviar su alma al otro mundo para encontrarse con los

espíritus y obtener su ayuda, y todo esto tendrá lugar a través del trance.


    Finalmente, el chamanismo está ampliamente extendido entre los

pueblos cazadores y los recolectores. Hasta hace poco, estaba presente en

una enorme área que incluía el Ártico, desde Siberia a Canadá, Escandinavia,

toda la América del norte y bajaba hasta el norte de la América del Sur.

Teniendo en cuenta que el hecho religioso se mantiene durante largos

períodos de tiempo, incluso en sociedades dinámicas, y, también, el muy

antiguo poblamiento de América en el Paleolítico Superior, en buena lógica

deberíamos considerar como hipótesis previa la existencia de un fuerte

entramado chamánico en las religiones paleolíticas.


    Muchas similitudes, en grupos con similares creencias, se aprecian

en la localización del arte, en su temática y en sus motivaciones.


    A menudo, los sitios pintados o grabados son considerados como

una puerta o entrada al mundo de los espíritus, y facilitan la llegada

de visiones. Una persona que pretenda acceder al mundo sobrenatural irá

a un lugar solitario para esperar una visión, a menudo al pie de una

pared cargada con el poder de sus imágenes. La entrada al otro mundo se

producirá tras atravesar un túnel custodiado por animales guardianes

(osos y/o serpientes de cascabel en California). En estos lugares sagrados,

los espíritus animales emergen de entre las grietas de la roca y regresan

de igual modo. Esta es una de las razones por las que tantas serpientes y

tros animales son representados como si parecieran surgir de la roca.


    Las imágenes estaban llenas de poder, lo que explica su apiñamiento,

las imágenes incluyen figuras geométricas, similares a las formas entópticas,

y criaturas compuestas (con características animales y humanas), que los

testimonios etnológicos describen como espíritus encontrados en el trance

o como transformaciones del mismo chamán.


    En varios casos, el arte rupestre servía para materializar las visiones.

En Nevada y California, si esto no se hacía, el buscador de visiones

perdería aquellas que hubiera  tenido  y  moriría.  A  veces,  el  viaje

del alma del chamán se representaba mediante metáforas (su propia 

muerte o la matanza de un animal para el trance). Todo esto permite 

apreciar una obvia relación con el arte paleolítico.


    El arte Paleolítico evidencia una total unidad en varios aspectos,

de entrada el uso constante de la profundidad de las cuevas a lo largo de

más de 20.000 años, pintar y grabar en un ambiente de completa oscuridad,

que es algo excepcional en la historia del género humano. Que tal tradición

perdurara tanto tiempo sólo se explica por la existencia de unas creencias

fuertemente arraigadas, y transmitidas de generación en generación.


    En  toda  Europa  y  en  todo  tiempo,  la  representación  de  animales  y

signos geométricos fue prioritaria, así como la ejecución  de  muchos  trazos

indeterminados. La figura humana escasea. Las criaturas compuestas también

son propias del arte Paleolítico, desde un hombre con cabeza de león en el

Auriñaciense de Hohlenstein-Stadel a los “brujos” del Magdaleniense 

Medio de Trois-Frères.

Hombre León - de Hohlenstein-Stadel
     En  las  cuevas,  las  gentes  del  Paleolítico  Superior  se  comportaron

exactamente igual desde el 32.000 al 12.000 a.C. Fueron a los más remotos

pasillos y recovecos, a veces a lugares donde sólo cabían una o dos personas

al mismo tiempo (Portel, Chauvet, Tuc d'Audoubert, Candamo). Allí, lo

importante era el acto de representar, no el resultado.


    Por  el  contrario,  en  grandes  salas (Lascaux  (Salle  des  Taureaux),

Niaux, Chauvet) se hicieron impresionantes composiciones, y otras pinturas

se superpusieron en complejos palimpsestos (Trois-Frères, Gargas, Lascaux:

Ábside
). Esto implica la participación en ceremonias  colectivas  en  las  que

las imágenes  jugaban  un  papel  en  la  perpetuación  de  las  creencias,  las

visiones  del  mundo  y las prácticas rituales para obtener la ayuda de los

espíritus.


    Y además, ya no hace falta  buscar  en  el  pasado,  sino  que  ahora  en

el presente, podemos destacar el sorprendente descubrimiento de una serie

de artefactos con unos 70.000 años de antigüedad junto a una cabeza de

pitón  labrada  en  piedra  supone  el hallazgo  de  los  restos  de  rituales

religiosos más antiguos del mundo.


    Algo  que  cambia   la  concepción  de  los  científicos  sobre  la

inteligencia humana, que hasta el momento se creía no desarrolló la

capacidad para realizar este tipo de rituales hasta hace unos 40.000

años.


    El  hallazgo  tuvo  lugar  en  las  colinas  del  desierto  de  Kalahari  en

Otswana, donde los arqueólogos encontraron "la serpiente de piedra", de más

de metro y medio de altura y más de seis de longitud.



    "Se pueden ver la boca y los ojos de la serpiente. Parece una pitón

auténtica", señaló Sheila Coulson, arqueóloga de la Universidad de

Oslo
integrante de la excavación. "Los rayos de luz solar sobre los

grabados le daban apariencia de piel de serpiente durante el día y por la

oche, con la luz del fuego, daba la sensación de que la serpiente se movía",

añadió Coulson.


    Más significativo resulta  que,  cuando  Coulson y  sus  colegas  excavaron

excavaron un hoyo de prueba cercano a la figura, encontraron puntas de lanza

 hechas de piedra que suponen fueron llevadas al lugar ex profeso y quemadas

 en lo que los científicos creen fue algún tipo de ritual.


    "Solo las  puntas  de  lanza  rojas fueron quemadas. Fue  una  destrucción

 ritual de objetos (ya que) no había señales de que fuera una morada normal.

No se  encontró  ninguna  herramienta  ordinaria  en  el lugar",  señalaron  los

investigadores.


    La zona del hallazgo, las Colinas de Tsodilo  es  el  lugar  más  elevado

en kilómetros a la redonda. Los lugareños la conocen como las "Montañas de los

dioses"
o "la roca que susurra". La leyenda del lugar cuenta que la humanidad

desciende de la pitón, y que los milenarios lechos del río que circundan las

colinas fueron creados por las pitones en su reptar a su alrededor en su

incesante búsqueda de agua. Una leyenda que acrecienta el interés del hallazgo.


    "Lo  que  hemos  encontrado  implica  que  los  humanos eran más organizados

y desarrollaron el pensamiento abstracto  mucho  antes  en  la  historia  de los que

previamente se creía", señaló Coulson. "Todos los factores sugieren que Tsodilo

ha sido conocido por la humanidad durante casi 100.000 años como un lugar muy

especial en el paisaje prehistórico", añadió la arqueóloga.


    El  descubrimiento  de  la  pitón  no  es  lo  único  que  ha  llevado  a  los

científicos a tan sorprendentes revelaciones: los arqueólogos hallaron además

una cámara secreta tras el reptil labrado en piedra, con señales de haber sido

usado durante años.


    "El chamán,  que  continúa  siendo  una  personalidad  importante  en  la  cultura

San, podría haberse mantenido oculto en esa cámara secreta", explicó Coulson. El

chamán sería capaz así de controlarlo todo.  Era  perfecto",  relató  la arqueóloga a

propósito del uso que los investigadores atribuyen a tan asombroso descubrimiento.



Colinas de Tsodilo

    Basándonos en lo que hoy se  conoce  de  los  chamanismos  en  el  mundo,  y

analizando como se utilizaron durante más de 20.000 años las cuevas paleolíticas,

llegamos a la conclusión de que gran parte de ese arte se realizó según un sistema

chamánico de creencias.


    Ello no implica que todas esas imágenes fueran el resultado de visiones, o

que el trance o las alucinaciones hubieran jugado un importante papel en ello.

Colinas de Tsodilo


    Hoy en día no podemos  conocer  totalmente  los  detalles  de  las  creencias  de

aquellas gentes. Pero sin lugar a dudas, hemos dado un paso hacia la comprensión

de su actitud ante lo sobrenatural y el modo de acercarse a sus dioses.

 Colinas de Tsodilo


    Pero, y además de las pinturas, hay algo que es también muy interesante, como

los restos de éstos, los huesos que hemos encontrado a lo largo del  tiempo,  con

sus deformidades, enfermedades, traumatismos…………. Porque pasaron miles

de años antes de que apareciesen los primeros textos escritos.


                                             Continua.........


                                                  Octavio Dopico

2 comentarios:

María José dijo...

Muy interesante. Hay algunas cosas que me han resultado curiosas:

" representar al animal hacía que los poderes
sobrenaturales aseguraran el éxito de la caza. " (sic)

Una forma genial de visualización ya en aquella época
;-)

"A menudo, los sitios pintados o grabados son considerados como una puerta o entrada al mundo de los espíritus, y facilitan la llegada de visiones. Una persona que pretenda acceder al mundo sobrenatural irá a un lugar solitario para esperar una visión, a menudo al pie de una pared cargada con el poder de sus imágenes. La entrada al otro mundo se producirá tras atravesar un túnel custodiado por animales guardianes (osos y/o serpientes de cascabel en California). En estos lugares sagrados, los espíritus animales emergen de entre las grietas de la roca y regresan de igual modo. Esta es una de las razones por las que tantas serpientes y otros animales son representados como si parecieran surgir de la roca. "etc...

La forma perfecta de abrir un Portal, hoy en día tan de moda con los grupos New Age y en muchas ocasiones... ¡tan inconscientes! ( El otro lado no se "ve" y nuestros "sentidos" son muy limitados, entre muchas razones... )

Aquí te comento que en México hay unas ruinas en Mñexico poco conocidas pero no por ello menos importantes, las de Malinalco, en las que al entrar a uno de los edificios, llamado la casa de las águilas y de los tigres, se accede por una puerta que representa la boca de una serpiente . Simbolizaba para los guerreros prehispánicos las puertas del Mictlan o inframundo . Curioso, y como vemos seguimos hablando de Portales "dimensionales" ¿?

Además de una anotación. La serpiente. demonizada en Occidente y reverenciada en Oriente. La serpiente es la inteligencia, la sabiduría.

Un excelente artículazo Octavio. Espero la siguiente entrega ;-)

Hasta siete besitos resalaoooo :-))))

Octavio Dopico Pérez dijo...

Muchas gracias María José por tus comentarios, y gracias por los datos que me comentas.
NO cabe duda que la serpiente ha sido un animal presente en muchas de las culturas antiguas.
La sigiente no tardará mucho.
Gracias y hasta siete besitos. :-))))