04 octubre 2011

¿MAGIA….O ….CIENCIA?.....PARTE - I





¿MAGIA….O ...CIENCIA?..............................PARTE - I

    No solamente es un  misterio el origen de la vida en la tierra,
sino otros muchos más, y entre ellos, como fue el origen de la
Medicina.

    Las Fuerzas de la Naturaleza……el Sol…..la Luna….........
las estrellas….¿los espíritus?….

     Al principio de los tiempos……………………..

    Aunque algunos indicios si  han dejado, solamente hay que saber
interpretarlos, como los restos y  utensilios  que  han  llegado hasta
nuestros días,  enterramientos, sepulturas, y sobre todo las pinturas
que nos han dejado en cavernas,  algunas  de las cuales tenemos la
suerte de que se encuentren en nuestro país.

     Es posible que las  primeras  manifestaciones  pictóricas  fuesen
probablemente de tipo  decorativo, como rayados o cuadriculados.
Pero  posteriormente,  aparecen  las  imágenes  grabadas,  que  se
desarrollan en el Solutrense y en el  Magdaleniense.  Un  ejemplo
lo tenemos en la Cueva de Rouffignac. 

                                                                          continúa...


    Más  tarde  sería   la   representación   de  los animales  tallados  en
astas,   huesos  o  en  marfil  como en la  Cueva del Pendo y también
modelados en  arcilla   como   en   la   Cueva  de  Lepugne  o  de  le 
Tuc d ´Audoubert.

                                                                 Venus de Lepugne

    La  culminación  de  este  arte  se  encuentra  en  las  pequeñas
figuras escultóricas llamadas Venus,  que  representan  desnudos
femeninos,  y  que  se  interpretan  como  ídolos de la fecundidad.
Los   mejores   ejemplos  de  Venus  que han aparecido  fuera  de
España,   por  ejemplo  la  Venus  de  Willendorf y de Lespugne,
aunque en Málaga hay  un  gran ejemplar,  la  llamada  Venus  de 
Benaoján, hallada en la Cueva de la Pileta.

                                          
Venus de Willendorf
        En   cuanto   a   la  pintura  rupestre,  podemos  decir  que
existen  por  decirlo así, dos zonas de influencia diferenciadas,
la franco-cantábrica y la levantina.

     Cueva de Tito Bustillo

    La primera, la pintura Franco-Cantábrica, se extiende por
el  suroeste  de  Francia  y  por  el  norte  de  España  desde
Vascongadas hasta Asturias  (cuevas  de  Santimamiñe, el
Pindal, Tito Bustillo y Altamira
.)

     Cueva de Tito Bustillo

    Los recientes  descubrimientos  de  la  Cueva de  Casares y 
de la Hoz, de Guadalajara, han  permitido  unir  geográficamente
esas   pinturas,   a   través  de   la   meseta,  con   las  regiones
mediterráneas.


    Las placas pintadas y grabadas de la Cueva de Parpalló,
los conjuntos malagueños de la cueva de la Pileta, Ardales 
y Nerja.......... ponen  de manifiesto que esta forma de pintar
no fue exclusiva de la zona franco-cantábrica.

 
                                                                 Cueva de Parpalló

    En la evolución  cronológica  de  esta  escuela  se sigue aún
la clasificación dada y ya citada, por el prehistoriador Henri 
Breuil.
                                                               
    En el Auriñaciense se inicia el arte prehistórico. Eran hombres
recolectores y  cazadores  que  vivían  en territorios de la Europa
occidental,  caracterizándose   su  arte  por  una  temática   muy
limitada  con   el  animal   como   tema  principal,   y que puede
ir unida a una  serie  de  imágenes abstractas, encontrándose la
figura humana en escasas ocasiones.

    Podemos destacar algunas como la Cueva de Altamira,
en Santillana del  Mar,  al  Norte  de  España,  que  originó
una revolución  en  cuanto a los criterios de la época sobre
el  grado  cultural  del hombre del Paleolítico,  objetivando
una  especial sensibilidad, ya por la religiosidad, o bien por
los aspectos mágicos.

 
                                                                  Cueva de Altamira

      Los dibujos con una antigüedad de cerca de 14.000 años,
principalmente  consisten  en  figuras  de  animales, pintadas
o  grabadas,  líneas  y  signos  diversos.  Aquellos  hombres
utilizaban las partes más  salientes  de  las paredes del recinto
para darles más relieve y  bulto a las figuras.  Los  diferentes
útiles  de  piedra, de hueso o de asta  que  se  hallaron  en  la
estancia  que   hacía   las  veces  de  vestíbulo  de  la  cueva,
que  utilizaban   como  lugar  de  habitación   pertenecen  al
Solutrense superior y al Magdaleniense inferior.

 
                                                                  Cueva de Altamira

    La mayoría de las pinturas rupestres cubren el techo de
la gran estancia próxima a la entrada, y la mayoría de ellas
son pinturas  policromadas,  siendo  más  numerosos  los
bisontes  en  diversas  actitudes,  intentando  darles  más
relieve  ajustándolas a los salientes de la roca.

 
                                                                  Cueva de Altamira

    También podemos destacar dos jabalíes,  y  hasta una
gran cierva de algo más de dos metros  de  longitud,
además de varias manos y otros grabados antropomorfos.
Los colores más usados son el negro, el rojo, el amarillo,
el pardo y algún tono violáceo.

 
                                                                  Cueva de Altamira

    En cuanto a las características de estas representaciones,
generalmente son figuras aisladas, sin orden, ya que existen
pocas escenas como la del pozo de Lascaux.

 
                                                                  Cueva de Lascaux

    En Andalucía desde principios de siglo con el hallazgo de
las  cavernas  de  La Pileta en  Benaoján, en Málaga,
llamada antiguamente Sima de los Murciélagos, Cueva de 
la Reina Mora y Cueva de los Letreros, debe su nombre
actual a Hugo Obermaier, quien la llamó  así  por  una
pequeña  pila  construida  hace  siglos  en  el  Cerro  de  la  
Pileta en 1.905 cuando José Bullón Lobato,  natural  de
Alpandeire y  residente  en el cercano Rancho Harillo,
descubre la Cueva de la Pileta, donde se hallaron cerámicas
y cacharros, hachas pulimentadas, molinos de arenisca, etc.

 
                                                                  Cueva de La Pileta

    La Cueva de Doña Trinidad, también conocida  como
Cueva de Ardales que se encuentra en el pueblo de Ardales,
Málaga,  su  descubrimiento tuvo lugar en 1.821, gracias a un
terremoto que abrió un acceso, que es la actual puerta de entrada
a la sima.

 
                                                                  Cueva de Ardales

    La cueva  tiene un recorrido de 1,5 km.  En  su  interior  se
conservan  pinturas  que representan a 56 animales de la época   
Solutrense (20.000 años a.C.),   así   como   un importante
yacimiento   Neolítico  (3.800 a.C.)  y   varios  enterramientos   
Calcolíticos (2.700 a.C.).

 
                                                                  Cueva de Ardales

    La Cueva de Ardales,  junto  con  la  francesa de Cosquer,
en la Costa Azul, son las únicas estaciones rupestres paleolíticas 
que presentan estos cuatro temas en todo el arco mediterráneo.

                                                                  Cueva de Ardales

    La Cueva de Cosquer se encuentra al Sur de Francia, cerca
de Marsella. Fue descubierta  por  Henri  Cosquer  en  el  año
1.985.  Tiene  pinturas  pertenecientes  al Paleolítico Superior,
y  tiene  plasmadas  en  sus  paredes  más  de  200.  Una  de sus
características es que hoy se  encuentra  bajo  el  nivel  del  mar,
se  encuentra   a   37  metros  bajo  el  nivel  del mar es por ello
que   una   parte  está  sumergida.  En  la  época  en  la  que  la
cueva  estuvo  habitada   el   nivel  del  mar  se  encontraba  a
110  ó  120  metros  del  actual,  hace  unos  20.000 años en la
glaciación Würm. 

 
                                                                  Cueva de Cosquer

     Entre sus pinturas podemos ver manos, en  colores rojos y
negros, caballos, ciervos y bisontes,  entre  otros.  Una   parte
muy  interesante  de  ellas  está  formado  por  animales marinos,
como focas,  pingüinos,  medusas,  peces  o  cetáceos,  animales
muy  poco  representados  en  las pinturas del Paleolítico.

 
                                                                  Cueva de Cosquer

    Es  de  destacar  el  encontrar  numerosos  signos  geométricos,
algunos  de  ellos  realizado mediante la técnica del grabado.

 
                                                                  Cueva de Cosquer
    
    Son  equiparadas  las  pinturas  de la Cueva Cosquer al mismo
nivel de calidad y técnica que las de Altamira y Lascaux,  y  se
dice que es anterior a la de Altamira. Se han datado las pinturas
en unos 19.000 años.

    Y al parecer las cuevas de Cosquer y Nerja presentan similitudes
porque en ambas se han hallado figuras de focas.

 
                                                                  Cueva de Nerja

    En  la  gruta  se  encuentran  varias  decenas  de  pinturas  y
grabados  en  la  piedra  del Paleolítico superior.  La  cueva
fue  ocupada  en  dos períodos.  Uno  alrededor  de  unos
27.000 años antes  del presente  (Gravetense),  cuyas  pinturas
son  sobre  todo marcas y siluetas de manos. El segundo,
(Solutrense),  unos  19.000  años  antes  del presente donde
las  pinturas  muestran  a  la  megafauna  de  la  época,  bisontes,
caballos,  pero  también animales marinos,  como  focas  o
medusas,  lo que muestra la importancia de la pesca en ese momento.

 
                                                                  Cueva de Nerja

    La cueva de Nerja  es una cueva situada en la localidad de
Maro, municipio de Nerja (Málaga) y descubierta el 12 de enero
de 1.959, que contiene figuras de peces.

    La Cueva del Morrón, en Jimena, Jaén. Más al Sur, la Cueva del 
Tesoro, también conocida como Cueva del Higuerón,  llamada  así
por  una  higuera  silvestre  que  crecía  en uno de los pozos.
Conocida  también   como  del  Suizo,  o  de  los Cantales,  se
encuentra  situada   en   el término  municipal  de  Rincón  de  la  
Victoria,  en  la  provincia  de  Málaga.  Se  halla  sobre uno  de
los  Cantales  o  pequeños  acantilados  que  en  forma  de  promontorios
calizos  de la época jurásica se asoman al mar por esa parte de la costa
mediterránea.

    La Cueva del Tesoro es una de las tres únicas cuevas de origen
marino que se conocen en el mundo,  y  la  única  en  Europa,  ya
que  las  otras dos se descubrieron en Asia y América Central,  y
posee  gran  interés  científico,  histórico  y  cultural  ya  que  se  han
encontrado pinturas rupestres y restos líticos y cerámicos del Neolítico.


    La Cueva el Almuerzo en Granada y la Cueva de Ambrosio en
Vélez Blanco, Almería.  Estas últimas  pusieron  de  manifiesto que
el arte Paleolítico de las pinturas en las paredes, no quedaba limitado
a la región cantábrica.

    Similares a la Cueva de Altamira tenemos también las de Font 
de Gaume y Combarelles (Les Eyzies, Dordoña).

    La gruta de Font-de-Gaume situada en el Departamento de 
Dordoña, es un yacimiento del Paleolítico, en el municipio de Les 
Eyzies-de-Tayac-Sireuil.

          Cueva de Font de Gaume

    Tiene más de 200 grabados y pinturas Magdalenienses, obras
polícromas comparables por su riqueza  a  las de Altamira  o  la
gruta  de  Lascaux.  Las  pinturas  fueron  descubiertas el 12 de
septiembre de 1.901 por Denis Peyrony, Henri Breuil y Louis 
Capitan, sólo cuatro días después de las de Combarelles.

          Cueva de Font de Gaume

    Se trata de signos geométricos, de animales como uros, bisontes,
mamuts, caballos y también un león, y de algunas figuras
antropomórficas.  Destaca  la  representación  de un rinoceronte
en almagre, así como grabados de un león y los caballos.


    Estas pinturas de Font-de-Gaume son generalmente atribuidas
al Magdaleniense entre los  13.500 a. C. – 8.500 a. C.

    La cueva de Combarelles: Descubierta en 1.901 a sólo 3
kilómetros del pueblo de Les Eyzies-de-Tayac. La cueva fue
formada  por  un  río  subterráneo y aún hoy concentra una
muy alta humedad. Esto  también  es  consecuencia de  la
difusión,  hace  miles  de  años, de un hongo que cubrió los
colores,  pero  que,  al  mismo tiempo, grabó para la eternidad
las figuras diseñadas por nuestros antepasados, los Cro-Magnon.

    La mayoría de los grabados se encuentran en los últimos 160
metros. En la  mayor parte de las imágenes podemos reconocer
animales, también hay algunas figuras antropomorfas. Tenemos
que recordar la Cueva de Covalanas, que se encuentra cerca de
Ramales de la Victoria en Cantabria.

 Cueva de Covalanas

    Fue descubierta, como tantas otras en la zona, por Hermilio 
Alcalde del Río y Lorenzo Sierra, en el  año 1.903.  Es  una
cueva  de  reducidas  dimensiones,  con  dos  estrechas galerías.
Un  total  de  dieciocho  ciervas,  un  ciervo,  un  caballo,  un  uro,
una  posible figura de tipo híbrido y tres signos rectangulares,
además  de  pequeños  puntos  y  líneas, se disponen en frisos.

 Cueva de Covalanas

    La  característica  principal  que  podríamos  destacar  de
estas  figuras  es  el  trazado realizado con los dedos de un
contorno punteado,  modalidad  característica de algunas cuevas
localizadas en la cuenca del río Nervión (Vizcaya), el río Sella
(Asturias), y en  la cuenca del río Asón, destacando también otros
conjuntos de Cantabria como el de El Pendo.

 
                                                                  Cueva de El Pendo

    Esta nos lleva a pensar en la existencia de grupos de  humanos
con fuertes vínculos gráficos que pueden ser la indicación de
contactos sociales.

 
                                                                  Cueva de El Pendo

    Su antigüedad puede establecerse en torno a los 20.000 a.C.

    Y además de la Cueva de Covalanas,  la Cueva de El Castillo,
que también se encuentra en Cantabria; la Cueva de Lascaux en
Dordogne, Francia, descubiertas el 12 de Septiembre de  1.940,
que  ocupan  un  lugar  destacado  entre  los  yacimientos  prehistóricos
europeos, no  solamente  por  el número,  sino  también  por  el  número
y   la  calidad  de  sus  pinturas, pertenecientes según unos a la
época Auriñaciense, y según otros, a la Magdaleniense.

Aquí se encuentra la conocida como la “”Escena del Pozo””,  en
donde podemos ver a un hombre con cabeza de  pájaro  que  yace
frente  a  un  bisonte  herido  y  con las vísceras de fuera. Y cerca
del hombre,  aparece  un  pájaro  que  parece  posado  en  una  vara.
Donde la imagen  del   pájaro  podría  representar  el  vuelo  del  alma,
lo que nos estaría indicando una metáfora común en el trance del chamán.

    La Cueva Trois-Frères, en Ariège, Francia  descubierta  en  el año
1912 por los tres hijos del conde Bégouen en lo que eran entonces
sus terrenos, uno de los yacimientos prehistóricos de mayor relevancia
que se encuentran en el país galo.  Alberga  una  serie  de pinturas de gran
interés que han sido datadas entre el año 12.000 y 10.000  a.C.  Sin  lugar
a  dudas,  la  figura de "El hechicero" es la más conocida de las pintadas
sobre las paredes de esta cueva.

                                   Cueva de Les Trois Freres - El Hechicero

    Les Trois-Freres  destaca  por sus manifestaciones  de  figuras
fantástica s y  pertenecen cronológicamente al período Magdalaniense.
Así, aparte de estas imágenes de carácter más popular, también se puede
contemplar un hombre-bisonte con un instrumento musical y otra figura
de hombre-bisonte, pero que en este caso aparece mucho más hibridada.

    En casi un metro, e independientemente de otras pinturas de la misma
cueva, se representa la figura que se conoce con el nombre de
"El hechicero" o “”Brujo con arco musical””, se trata de una figura
antropomorfa, con partes humanas (el sexo, su postura bípeda)  y animales
(cuernos, orejas, barba, cola),  mientras  que  la  disposición  de  las
piernas recuerda  algún tipo de danza de encantamiento. El cuerpo está
recorrido por finas líneas  grabadas,  mientras que los espacios
intermedios presentan una pigmentación negra. Llama asimismo la atención el
tratamiento expresivo de unos ojos desmesuradamente abiertos. Pese a su
sintetismo, resulta de una gran calidad.

    La Cueva de Gabillou en Dordogne, Francia, donde podemos
observar el llamado  “”Brujo de la cueva””,   que   representa  una
criatura  en  parte animal y en parte  humano.

                          Cueva de Gabillou - El Hechicero

    Figuras  como ésta, o la de  Trois - Freres,   comunes   en  las
culturas   chamánicas, podrían  mostrarnos  una  representación  del
chamán  transformado,  o  incluso un espíritu sobrenatural.
                                  
                                                                                   continuará.........
                                                                                   
                                                                                   Octavio Dopico
                                                                                         

3 comentarios:

María José dijo...

Un artículo muy interesante, como todos los tuyos.
Quizás sea necesario para visualizar mejor estos lugares alguna fotografía si te parece oportuno.
Estaremos atentos al siguiente capítulo!
Siete besitos resalaoooooo :-PPPP

Octavio Dopico Pérez dijo...

Muchas gracias María José. Eso que comentas tenía pensado hacer, lo que será en breve.

Hasta siete besitos

:-))))

Marga Negueruela dijo...

Muy buen artículo. Si hay lugares mágicos sin lugar a didas son esas fascinantes cuevas donde nuestros ancestros nos dejaron un legado de valor incalculable y de los cuales se pueden hacer innumerables interpretaciones. Un beso:-)