10 septiembre 2006

NIKOLA TESLA.......Ese gran desconocido



NIKOLA TESLA


        Hay veces en que los grandes hombres pasan desapercibidos y olvidados, incluso hasta denostados durante su vida, para nada más morir reconocerle todos sus méritos, y en alguna ocasión, como esta, después de casi cien años aún se siguen usando sus descubrimientos, y se continua investigando sobre sus diseños, teorías y aparataje. Fue un hombre que se había adelantado a su tiempo, en el amplio sentido de la palabra.
 
       Toda su vida la dedicó a la tarea de descubrir, diseñar y mejorar todos sus descubrimientos para ponerlos al servicio de la Humanidad. Muchas de las cosas que él inventó o mejor dicho descubrió, porque el mismo se llamaba “descubridor“, no inventor, cambiaron completamente nuestra forma de vida, y se puede decir que ha hecho posible la enorme productividad de la industria Americana en el siglo XX.

Nikola Tesla fue el brillante inventor e ingeniero eléctrico que desarrolló el sistema de corriente Alterna que llevó la electricidad a casas y edificios. Se le concedieron más de 700 patentes. Muchos de sus descubrimientos condujeron a desarrollos en la electrónica por los cuales otros científicos fueron reconocidos.

Nikola Tesla nació el 9 de julio de 1856, en Smiljan, Croacia, que por aquel entonces formaba parte del imperio Austro-Húngaro. Su padre abandonó la carrera militar para convertirse en sacerdote de la Iglesia Ortodoxa Serbia. Su madre, que aunque no recibió educación formal alguna, era brillante y tenía una memoria excepcional. Tesla siempre decía que su madre era la fuente de sus capacidades intelectuales. No obstante la temprana muerte accidental de su hermano lo dejó marcado para toda su vida, ya que se consideraba culpable de ese accidente y con esa culpa cargó hasta el día de su muerte.

Siempre fue un niño enfermizo, pero también un brillante alumno con una memoria fotográfica. Desde muy niño su materia favorita fueron las Matemáticas. No necesitaba la pizarra ni una hoja de papel para resolver un problema, lo hacía todo mentalmente.

Nikola tenía una memoria excepcional y además era un ávido lector. Aprendió varios idiomas, lo que le permitió el poder acceder a textos escritos en otras lenguas; y mientras estudiaba en el Gimnasio Real de Gospic, hasta los maestros llegaron a desconfiar de su inteligencia obligándolo a pasar una prueba para que demostrase que no había copiado las teorías que había desarrollado.

Desde su más temprana edad, Tesla tenía la facultad de armar complejos y dispositivos mecánicos con cualquier material que tuviera disponible.

Durante su juventud se dedicó tanto al estudio que su familia temió por su salud. Su padre, se dio cuenta de que la ingeniería, que es una disciplina que requiere años de intensos y duros estudios, y a la cual aspiraba Nikola, podía acabar comprometiendo su bienestar físico y mental. Algo que se pudo ver a lo largo de su carrera, ya que varias de las enfermedades que padeció, fueron causadas por su gran dedicación al trabajo.

Tesla tenía la extraordinaria capacidad de registrar en su mente todos los pasos necesarios para solucionar un problema, como si él mismo lo hubiese inventado. Esta habilidad para resolver problemas matemáticos y visualizar diseños de ingeniería le fue de gran utilidad en las distintas etapas de su vida pero también fue algo que a la larga acabó atentando contra su salud.

A pesar de su debilidad física y de haber contraído malaria, Tesla acabó con éxito en tres años la carrera de ingeniero, siendo durante este período cuando decidió dedicar su vida a la experimentación eléctrica.

Al regresar a su hogar, aún bastante débil de salud; hizo que poco tiempo después, Tesla contrajese cólera y casi al mismo tiempo fue llamado a filas por el ejército de su país. Tesla se desanimó hasta tal punto que se puso al borde de la muerte. Sabía que de sobrevivir al cólera, tendría que alistarse en el ejército. Poco a poco Tesla fue recobrando su salud y su padre lo envió a un sitio de descanso para que se recuperara definitivamente, usando durante este tiempo de todas sus influencias para intentar evitar que su hijo tuviese que cumplir el servicio militar
 
En 1875 Tesla se trasladó a Gratz, Austria, para estudiar ingeniería eléctrica en contra de los deseos de su padre. Allí continuó trabajando sin descanso poniendo nuevamente en riesgo su salud.

En esta etapa descubrió las limitaciones inherentes de los motores y generadores de corriente continua debidas a la producción de chispas asociada con la acción colectora (la interrupción de polaridad de corriente en un motor para resguardar el movimiento del arrollamiento inducido).

Este descubrimiento convenció a Tesla de la necesidad de desarrollar motores y generadores de corriente alterna que no necesiten colectores. En los años siguientes, Tesla se abocó a esta tarea. Rechazó la idea de su profesor, quien enseñaba a sus alumnos que era imposible desarrollar motores y generadores de corriente Alterna. Su "instinto" le indicaba que el profesor estaba equivocado. Tesla jamás fallaba cuando se trataba de resolver problemas científicos. Sin embargo, curiosamente, tardó bastante en desarrollar su teoría.

Mientras realizaba experimentos para aprovechar la energía del viento, terminó sus estudios en la Universidad de Praga en 1880, y un año más tarde inventó un amplificador, considerado el primer altavoz, que nunca patentó.

Después de su graduación de la Universidad de Praga en 1880, Tesla trabajó como ingeniero en el área telefónica en Budapest, Hungría.

En esa época comenzó sus investigaciones sobre la corriente alterna. Hasta ese momento se utilizaba la denominada corriente continua, que fluía de un punto a otro en una sola dirección. Tesla viajó a París en busca de un patrocinador para su sistema de energía, y se empleó en la Compañía Continental de Edison, donde le aconsejaron que viajara a Nueva York. Para 1882 ya había construido un sistema de energía de corriente Alterna para reemplazar los generadores de corriente continua y los motores que entonces se usaban.

Luego de anotarse en cursos complementarios de ingeniería en Praga, Tesla se trasladó a Budapest en 1881. Unos amigos le ofrecieron un trabajo en la estación central telefónica que estaba por inaugurar. Las capacidades matemáticas y de diseño de Tesla pronto llamaron la atención de sus supervisores. Cuando se completó la estación, Tesla se hizo cargo de ella. Nuevamente, el exceso de trabajo perjudicó nuevamente su salud. El agotamiento acabó por forzarle a renunciar al trabajo.

En febrero de 1882, después de recuperarse una vez más, Tesla encontró la solución al problema de la corriente alterna. Claramente percibió cómo usar corrientes alternas para crear un campo magnético rotatorio. Este era el concepto fundamental que necesitaba para producir un motor de corriente Alterna.

Creó el campo magnético rotatorio usando dos circuitos en los cuales las corrientes estaban mutuamente desfasadas. Otros ingenieros habían intentado desarrollar motores de corriente Alterna usando sólo un circuito, pero no podían producir una rotación continua de sus motores. El sistema de dos-fases de Tesla eliminó la necesidad de un colector.

Desarrolló diseños de dinamos (generadores), motores, transformadores y otros dispositivos necesarios para sistemas de potencia de corriente-alterna. Tesla amplió la idea del campo magnético rotatorio hasta incluir corrientes de tres, cuatro, y seis fases diferentes. Logró desarrollar verdaderos sistemas de potencia de múltiples fases. También prometió construir un motor de corriente Alterna de fase-simple.

Más tarde fue asignado a un proyecto especial en Alemania donde tuvo tiempo para construir un generador de dos fases y un motor de dos fases. Tesla realizó todo el trabajo mecánico de tolerancia sin ayuda.

Cuando en 1883 probó por primera vez sus máquinas de corriente Alterna, funcionaron perfectamente. Su teoría era correcta.

Debido a su poca paciencia, tuvo problemas con todo aquel para el que trabajaba y así fue que llegó a la compañía Edison. El gerente de Continental Edison, Charles Batchelor, era socio y amigo de Thomas A. Edison. Desde un principio, le impresionó el carácter de Tesla y lo urgió a trasladarse a Estados Unidos para trabajar directamente con Edison. Tesla aceptó su sugerencia y partió a Nueva York en 1884. Llegó a América con cuatro centavos en los bolsillos, algunos poemas que había escrito y un puñado de papeles con sus cálculos.

A Edison no le causó una buena impresión el joven Tesla. Edison tenía una escasa educación formal y sus invenciones eran fruto de un método empírico de prueba y error, mientras que Tesla resolvía mentalmente todos los problemas técnicos, sin hacer experimentaciones. Quizás una de las mayores desavenencias entre ambos era que Edison era un ferviente defensor de los sistemas de potencia de corriente continua, y se oponía firmemente al desarrollo de sistemas de corriente Alterna. Tesla por el contrario, estaba profundamente convencido de la superioridad de la corriente Alterna. A pesar de sus diferencias, Edison, basándose en la recomendación de Batchelor, le dio trabajo a Tesla.

Rápidamente Edison advirtió que Tesla progresaba cada vez más y más en su trabajo, a la vez que hacía valiosas contribuciones. Tesla sugirió que podía mejorar la eficiencia y reducir el costo de operación de las dínamos de Corriente continua que fabricaba Edison.

Durante los siguientes meses, Tesla diseñó 24 nuevos tipos de dínamos DC. Reemplazó los grandes imanes de campo por otros más pequeños y eficientes, y añadió importantes controles automáticos. Las máquinas funcionaron como Tesla predijo y la compañía Edison adquirió así numerosas patentes nuevas.

Por problemas monetarios se fue muy enfadado de la compañía. Al no encontrar un puesto como ingeniero, Tesla se vio obligado a trabajar como obrero. A principios de 1887, los comentarios sobre sus proyectos con Corriente Alterna atrajeron a su capataz. El capataz al igual que Tesla, también estaba obligado a realizar un trabajo por debajo de sus capacidades, y pronto simpatizó con su situación.

Decidió recomendarlo a A. K. Brown de la Western Union Telegraph Company. En abril, Brown y un amigo aportaron el dinero para crear la "Tesla Electric Company". Casualmente, el nuevo laboratorio de Tesla estaba ubicado dentro de un edificio que pertenecía a Edison.

Pronto Tesla construyó un generador de corriente Alterna de dos fases, el motor de inducción que había construido en Europa y otras máquinas que tenía en mente diseñar desde su permanencia en Budapest. No sólo se concentró en sistemas de fase simple, bifásicos y trifásicos, sino que también experimentó con dispositivos de 4 y hasta 6 fases. También desarrolló la teoría matemática necesaria para explicar la operación de sistemas de corriente Alterna, a fin de mostrar y hacer entender sus trabajos a otros científicos.

Comprobada la eficiencia de sus sistemas de corriente Alterna, Tesla se dedicó a desarrollar una serie de inventos fundamentales y en 1888 los patentó. Para aquella época, George Westinghouse era un afamado inventor que había hecho una fortuna en Pittsburgh fabricando frenos neumáticos para trenes y una variedad de dispositivos eléctricos. Reconoció las ventajas que ofrecían los sistemas de potencia de corriente Alterna respecto de los de corriente continua y divisó el gran potencial comercial de los trabajos realizados por Tesla.

Los sistemas de corriente continua de Edison no podían distribuir energía a una distancia superior a media milla del generador debido a las excesivas caídas de tensión producidas por la resistencia de las líneas de alta tensión y la enorme corriente que fluía por las líneas.

Las tensiones de corriente alterna, en cambio, se elevan en el generador usando transformadores, reduciendo así la corriente y las pérdidas de la transmisión. El resultado es un aumento sustancial del rango de distribución. Los transformadores convierten los voltajes de corriente Alterna a niveles seguros en el punto donde se utiliza la potencia.

Luego de su presentación en la AIEE, Westinghouse quedó con Tesla para ver en persona su equipamiento de corriente Alterna. Ambos tenían intereses en común e inmediatamente entablaron una buena relación. Westinghouse le ofreció a Tesla un millón de dólares por sus patentes de corriente Alterna.

También lo invitó a Pittsburgh por un año y le ofreció un alto salario como asesor técnico. Tesla aceptó la oferta pero insatisfecho con trabajar para terceros, Tesla retornó a su laboratorio de Nueva York. Ya había logrado solventarse por sí mismo y deseaba retornar a sus proyectos. Rechazó una oferta muy lucrativa de Westinghouse para permanecer en Pittsburgh. Después de abandonar esta ciudad, se le concedió la ciudadanía norteamericana.

Sabiendo que el espectro electromagnético se extiende hasta más allá de la luz visible, Tesla investigó el comportamiento de circuitos a frecuencias más altas. Parte de su trabajo lo dedicó a sus transformadores, conocidos hoy como "bobinas Tesla". Otra parte de su trabajo la dedicó a circuitos sintonizados.

Al desarrollar su teoría matemática de los circuitos de corriente Alterna, Tesla advirtió las funciones que cumplían la inductancia y la capacitancia en la producción de resonancia eléctrica. Descubrió que podía producir voltajes extremadamente altos a frecuencias por encima del megahertzio, agregando la apropiada cantidad de capacitancia al primario de un transformador de núcleo aéreo. (Si bien los núcleos de hierro hacen que los transformadores de 60Hz tengan un buen rendimiento, degradan el rendimiento del transformador a altas frecuencias). Tal como lo predijo teóricamente, y confirmado luego en sus experimentos, Tesla estableció que una corriente alterna de alta-frecuencia fluye a lo largo de la superficie del cuerpo humano más que a través del mismo. Es por esta causa que no se sienten permanentemente shocks eléctricos. Ya en 1890 reconoció el valor terapéutico que tenían los campos eléctricos de alta frecuencia aplicados sobre el cuerpo humano. El efecto se conoció como "diatermia".

En la Convención de la Asociación Nacional de Alumbrado Eléctrico de St. Louis, 1893, Tesla demostró por primera vez la transmisión de energía eléctrica sin cables, y por consiguiente, la posibilidad de la comunicación inalámbrica. En una parte de su exposición, Tesla presentó un circuito que consistía en una batería de capacitores vibrantes Leyden y una bobina. El circuito sintonizado se conectó a una distancia considerable y a un transformador de distribución de potencia de 5kVA. Un cable vertical (antena) se extendía desde la bobina al techo. Este dispositivo conformaba su "transmisor".

En otra etapa de su exposición Tesla presentó su "receptor", que consistía en un circuito sintonizado idéntico con un cable vertical extendido al techo. Conectó un tubo Geissler lleno de gas al circuito sintonizado en el lugar de la distancia usada con el transmisor.

No había cables conectados entre el transmisor y el receptor. Cuando Tesla aplicó potencia al transmisor, el tubo Geissler del receptor se encendió. Esta demostración ocurrió dos años antes de que Marconi fuera a Londres con su equipamiento de telegrafía inalámbrico. Muy pronto Tesla se dedicó a encender tubos de gas en una manera que anunciaba el desarrollo posterior de luces de neón y lámparas fluorescentes.

Aún hoy, la gente empieza a darse cuenta del hecho de que Nikola Tesla además del sistema Polifásico, también ideó y construyó los circuitos básicos necesarios para la transmisión y recepción de comunicaciones de modo inhalámbrico, algo que hoy en día nosotros conocemos como Radio y Televisión.

En 1893, tanto la Westinghouse Electric Company como la General Electric Company (sucesora de la Edison General Electric Company) enviaron propuestas a Tesla para instalar su sistema polifásico. La GE, que fomentó la corriente Alterna cuando Edison dejó de controlar la compañía, obtuvo una licencia para usar las patentes Tesla de Westinghouse.

La gran oportunidad se le presentó a Tesla en 1893 con la Exposición Mundial en Chicago. Westinghouse tenía el contrato para proporcionar la iluminación, y le dio la autoridad total a Tesla para diseñar e instalar todo el equipo. Cuando el Presidente Cleveland apretó el interruptor y todo se llenó de luz, todos quedaron sorprendidos. En el Edificio de la Electricidad, Nikola Tesla, dio exhibiciones nocturnas, cerrando la actuación resistiendo calmadamente mientras alrededor de un millón de voltios corrían por su delgado cuerpo.

Westinghouse obtuvo el contrato para la planta de generación eléctrica en Niágara y GE fue elegida para construir la línea de transmisión a Búfalo, y su sistema interno de distribución. En 1895 la planta comenzó a generar potencia y la línea de transmisión se completó al año siguiente. Se elevó una vez más la fama de héroe tecnológico de Tesla.

De 1891 a 1893, Tesla se convirtió en una celebridad. Sus demostraciones, en las que tubos de gas se encendían próximos a transformadores de alta frecuencia y alto voltaje, probaron que era posible la transmisión de energía eléctrica a cortas distancias. Tesla pretendió desarrollar su concepto. Estaba seguro sobre la posibilidad de transmitir energía sin cables, no sólo para la comunicación, sino también para sistemas de alumbrado y motores en todo el mundo.

Tesla diseñó varios tipos de lámparas, unas fueron las precursoras de los tubos fluorescentes de hoy en día, otras similares a los tubos de neón de hoy en día, y otro tipo de lámparas que aun hoy en día se siguen usando.

A comienzos de 1895, Tesla construyó en su laboratorio un transmisor con una estación receptora portátil para probar su último proyecto. Logró establecer una transmisión sin cables a corta distancia.

Entonces sobrevino una tragedia. En la preparación de su primera demostración pública, un incendió destruyó por completo su laboratorio, todo su equipamiento y sus registros. Tesla se desanimó. Había invertido todo su dinero en este trabajo, sin tomar la precaución de asegurarlo previamente.

Con dinero provisto por el hombre que organizó el proyecto de la planta de Niágara, Tesla pudo reconstruir su laboratorio.

En 1897 reanudó las pruebas de transmisión inalámbrica con su transmisor y su receptor portátil. El receptor fue operado sobre un bote que navegó por el Río Hudson, y demostró así la posibilidad de la transmisión inalámbrica a 40 km de distancia. También experimentó con la radio y diseñó un tubo electrónico para utilizarlo en un sistema de radio casi treinta años antes de que Lee De Forest desarrollara un componente similar. Las dos patentes fundamentales de transmisión de energía eléctrica sin alambres fueron registradas en septiembre de 1897.

La patente le fue concedida el 20 de marzo de 1900 y fue la segunda patente de Tesla sobre la radio. La primera fue otorgada en 1898. La patente de Tesla sobre la radio fue muy disputada por la compañía formada por Guglielmo Marconi, quien fue el primero en emitir su voz por radio en 1895. La patente de Marconi fue presentada el 10 de noviembre de 1900, y fue rechazada como duplicado de la de Tesla.

Patentó un “submarino eléctrico” en 1898, una pequeña nave que captaría energía emitida por la Wardencliff Tower, que se almacenaría en sus baterías, esta nave sería controlada a distancia. (En opinión de algunos científicos serbios, el sistema de control del Sojourner está basado en la patente del submarino eléctrico diseñado por Tesla).
 
La pequeña embarcación controlada por radio, que Tesla llamaba Teleautomaton fue probado por primera vez en público en 1898, en el Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York. Una patente registrada como, “” Método y Aparato para controlar el Mecanismo de Movimiento de Naves o Vehículos" (No. 613,809), le fue concedido a Tesla en ese mismo año. La primera demostración de Tesla de un Aparato para radio transmisión y recepción, tuvo lugar en 1893 durante una presentación en St.Louis, ante la Asociación Nacional de Luz Eléctrica.

Las dos embarcaciones controladas por radio fueron construidas entre los años 1897-98. A pesar de que podían soportar la inmersión, tenían una flotación ligera y no eran verdaderas naves de buceo; por lo que no eran los verdaderos submarinos, como a veces se los describe. Estos barcos realmente eran como “”torpedos de superficie””, la patente muestra un dispositivo detonador en el compartimiento delantero, y podría ser considerado como un predecesor directo de las armas guiadas de precisión.

Las fotos de reconocimientos aéreos por control remoto, vehículos manejados por control remoto (ROVs), que son usados en investigaciones peligrosas, y vehículos de exploración planetaria como la Mars Rover Sojourner, siguen el inicio de estos dispositivos.
En 1893, antes del primer vuelo de los hermanos Wright, Tesla probó un prototipo del primer avión de despegue vertical.
 
En 1900, Nikola Tesla escribió: " En un futuro próximo veremos una gran cantidad de aplicaciones de la electricidad (...) podremos dispersar la niebla mediante fuerza eléctrica (...) centrales sin hilos se utilizarán con el propósito de iluminar los océanos (...) se conseguirá la transmisión de imágenes mediante hilos telegráficos ordinarios (transmisión sin hilos de inteligencia y energía) (...) otra valiosa novedad será una máquina de escribir operada mediante la voz humana (...) tendremos eliminadores de humo, absorbedores de polvo, esterilizadores de agua, aire, alimentos, y ropa (...) se convertirá en imposible contraer enfermedades por gérmenes y la gente el campo irá a las ciudades para permanecer allí (...) transmisión de energía sin hilos (producida por generadores ambientalmente compatibles) para que el hombre pueda solucionar todos los problemas de la existencia material. La distancia, que es el impedimento principal del progreso de la humanidad, será completamente superada, en palabra y acción. La humanidad estará unida, las guerras serán imposibles, y la paz reinará en todo el planeta."

En 1904 Tesla imaginó, ante la incredulidad de casi todo el mundo, "un aparato barato y simple, que podría llevarse en el bolsillo, y que podría instalarse en cualquier lado en el mar o en la tierra, que registraría las noticias del mundo o aquellos mensajes especiales que se quisiera emitir".

Todos hemos oído hablar del RADAR, algo que tantas aplicaciones ha tenido desde su descubrimiento, no sólo con sus aplicaciones a nivel militar, pero lo que mucha gente quizás no sepa, es que los que desarrollaron el RADAR, las primeras y primitivas unidades de este sistema, lo hicieron basándose en los datos y estudios que Nikola Tesla había dejado ya establecidos en 1917.

Tesla desarrolló las técnicas para la generación de Rayos X y para su utilización para poder sacar radiografías. Se ha reconocido incluso uno de sus tubos como un precursor primitivo del Microscopio Electrónico de hoy en día.

Tesla también abrió el camino para la utilización del Ozono para el tratamiento del agua, técnica que no necesita ni Cloro ni productos químicos peligrosos.

Los descubrimientos de Tesla también tienen que ver con la aparición de un nuevo campo médico, que hoy en día se conoce como Resonancia Magnética Nuclear. De hecho en 1960 la unidad oficial de flujo magnético se designó TESLA.

Otro de los descubrimientos de Tesla es el sistema de ignición de los automóviles, cuyo componente primario ha permanecido prácticamente inalterado desde su introducción a finales del siglo XIX durante muchísimos años.

En 1943, la Corte Suprema de los Estados Unidos estableció que el trabajo de Tesla, junto con los logros independientes de Oliver Lodge y John Stone, anticiparon el trabajo de Marconi. Como resultado, se declaró inválida la importante patente sobre inalámbricos de Marconi de 1904. El caso era mucho más que meramente académico.

La Marconi Company ganó millones de dólares y quería ser la única dueña de la radio, mientras que Tesla, como lo hizo con la mayoría de sus inventos, estaba dispuesto a dar esta tecnología al mundo en forma gratuita.
 
Tesla continuó con su proyecto tendiente a vencer a Marconi en el establecimiento de un sistema de comunicación inalámbrico, al igual que uno de distribución global de potencia eléctrica. Nuevamente se enfrentó a problemas financieros hasta que un amigo adinerado le prestó 10.000 dólares.

Tesla construyó un oscilador de alta frecuencia que generaba 4 millones de voltios, pero las chispas que producía eran demasiado grandes y violentas para su laboratorio de Nueva York. Necesitaba más espacio, por lo cual se trasladó a Colorado en mayo de 1899. En tres meses construyó un laboratorio completo con una torre y mástil cubierta por una esfera de cobre de 70 cm que medía más de 70 metros de altura. También erigió un oscilador de alta frecuencia gigante, que Tesla bautizó "transmisor de potencia".

Este transmisor incorporó un transformador resonante diseñado para excitar eléctricamente a la tierra y optimizado para una transmisión de energía inalámbrica a distancias máximas.

Usando un receptor conectado a la tierra para manejar los efectos de la gran cantidad de descargas lumínicas que ocurrían en la región diariamente durante el verano, Tesla llegó a una conclusión determinante. Estaba seguro de que la tierra estaba llena de cargas de fluido eléctrico. Creyó entonces que cuando la electricidad es perturbada por descargas eléctricas repetidas, que ocurren a intervalos de tiempo adecuados, podían producirse ondas eléctricas de baja-frecuencia resonantes de tremenda magnitud.

Tesla produjo efectos de resonancia similares en sus circuitos eléctricos. Pensó que podía causar ondas resonantes en la tierra con sus descargas de alto voltaje. También sostuvo que estas ondas podían suministrar grandes cantidades de energía eléctrica que podría ser distribuida y conectada por todo el mundo.

La prueba inicial nocturna de su transmisor tuvo éxito. Del mástil surgieron rayos lumínicos de más de 30 metros de extensión y los estallidos relampagueantes se escucharon a 20 km del lugar. Luego vino el silencio y la oscuridad.

Al principio, Tesla creyó que sus asistentes habían desconectado la energía. Cuando se cercioró de que esa no era la causa, telefoneó a la compañía eléctrica para solicitar que restablecieran el fluido. Le respondieron entonces que su experimento había destruido el generador. Todo Colorado Springs estaba a oscuras. Un generador de reserva devolvió la luz a la ciudad, pero a Tesla le dijeron que sólo restablecerían su servicio eléctrico una vez que reparase los daños causados a su generador.

Tesla necesitaba obtener dinero con urgencia para lo que sería su proyecto más ambicioso: una torre gigante y un laboratorio en el cual planeaba establecer una comunicación mundial inalámbrica. También pensaba refinar sus planes para construir un sistema de distribución de potencia eléctrica. Ni Westinghouse ni Astor quisieron aportar el dinero necesario.

J. Plerpont Morgan le financió con 150.000 dólares para construir la torre y los otros dispositivos necesarios en Wardenclyffe, Long Island, a cambio de controlar las patentes que Tesla aún conservaba.
 
Diseñó un sistema de comunicación sin hilos y construyó una antena de más de 30 metros de altura, la Wardencliff Tower, con la que pretendía transmitir energía eléctrica sin hilos, con el mismo principio de funcionamiento que la radio. Con el propósito proporcionar energía eléctrica gratuita

En diciembre de 1901 el proyecto Wardenclyffe aún estaba en construcción cuando Marconi logró enviar señales telegráficas inalámbricas a través del océano Atlántico usando un equipamiento mucho más simple que el propuesto por Tesla, quien acusó a Marconi de violar varias de sus patentes.

De cualquier modo, el plan de Tesla se tornaba cada vez más extravagante.

En 1906 se detuvo por completo la construcción en Wardenclyffe por la insolvencia de Tesla. El oscilador de alto voltaje ya se había completado pero la falta de fondos le impedía probarlo. Cuando lo hizo, sin embargo, todos los habitantes del área que comprende de Long Island a Connecticut pudieron observar los rayos en el cielo nocturno.

De todos modos, jamás realizó ninguna transmisión inalámbrica desde Wardenclyffe y tampoco pudo desarrollar su sistema de distribución de energía eléctrica.

No se sabe a ciencia cierta si Tesla usó alguna vez su “rayo de la muerte“, o si tuvo éxito construyendo uno. Pero algo pasó una noche en 1908 cuando Tesla dice que probó el arma.

Por aquel entonces, Robert Peary estaba haciendo su segundo intento por llegar al Polo Norte. Misteriosamente, Tesla había notificado a la expedición que él intentaría avisarlos de algún modo. Ellos serían quienes le informaran de los detalles de algo raro que podría suceder ceca de su localización sobre lo que ellos podrían dar testimonio. En la tarde del 30 de junio, acompañado por su socio George Scherff en Wardenclyffe sobresalga, Tesla apuntó su rayo de muerte por el Atlántico hacia el Artico, hacia una zona que según sus cálculos quedaba al este de la localización de la expedición de Peary.

Tesla encendió el dispositivo, al principio, era difícil decir incluso si estaba funcionando. Su extremidad emitió una luz oscura que era escasamente visible. Entonces un búho voló en la zona sobre la zona del haz de luz, y el pájaro se desintegró al instante.

Eso concluyó la prueba. Tesla miró los periódicos y envió telegramas a Peary con la esperanza de confirmar la efectividad de su “rayo de la muerte“. Nadie le contestó a Tesla, y ya estaba dispuesto a admitir su fracaso cuando las noticias comentaban un extraño evento que había sucedido en Siberia.

El 30 de junio, una explosión de gran magnitud había devastado Tunguska, un área remota en el desierto Siberiano. Se habían destruido quinientos mil acres de tierra de un modo instantáneo. Con una potencia equivalente a diez a quince megatones de TNT, la casualidad quiso que Tunguska haya sido la explosión más poderosa que ha ocurrido en la historia humana, incluso las detonaciones termonucleares posteriores la han superado. La explosión pudo ser oída a una distancia de 620 millas. Los científicos creen que fue causada por o un meteorito o un fragmento de un cometa, aunque no se encontraron ni el lugar del impacto, ni restos de mineral de dicho objeto.

Nikola Tesla tenía una explicación diferente. Era obvio que su “rayo de la muerte“ había llegado más allá de su blanco inicial y Tunguska había sido destruida. Él estaba agradecido al hecho de que la explosión milagrosamente, no mató a ninguna persona. Tesla desmanteló el rayo de muerte enseguida, ya que juzgaba que era demasiado peligroso para existir.

Seis años después, con la Primera Guerra Mundial, Tesla recapacitó y escribió al Presidente Wilson, revelándole su prueba con el “rayo de la muerte“ de modo confidencial. Él se ofreció a reconstruir el arma para el Departamento de Guerra, para que fuese usado puramente como un elemento disuasivo. Solamente la amenaza de tal fuerza destructiva, obligaría a las naciones bélicas a llegar a un acuerdo para establecer una paz duradera.

La única contestación a la propuesta de Tesla fue una carta de reconocimiento de la secretaria del presidente. El rayo de muerte nunca fue reconstruido, y por eso quizás hoy todos nosotros tengamos que estar agradecidos, ¿ o no ?.

Tesla patentó en 1909 una poderosa y liviana "turbina sin hélices" que tenía el potencial para revolucionar el diseño de los primeros transportes en términos de caballos de fuerza producidos por libra de peso. La turbina de Tesla consistía en una serie de discos apilados horizontalmente y espaciados a una mínima distancia, conectados a un eje y cerrados en una cámara sellada. Un fluido (líquido o gas) ingresaba bajo presión a la cámara sellada en la periferia de los discos. Los discos giraban a causa de la viscosidad, mientras el fluido se deslizaba en vías circulares hacia el eje donde abandonaba la turbina.

Se construyeron modelos pequeños exitosos de la turbina, pero los materiales inadecuados de la época, y los serios problemas financieros de Tesla, impidieron que se desarrollasen diseños más grandes. Varias compañías pagaron derechos por desarrollar el diseño de la turbina de Tesla, pero sus esfuerzos fracasaron. Aún hoy sus patentes de turbinas de 1909 son estudiadas atentamente por ingenieros que intentan construir su diseño de largo alcance.

Tesla aún tenía ideas a desarrollar en mente. Con la evolución del tiempo, algunas de ellas entraron en el reino de la ciencia-ficción mientras otras parecen violar las leyes de la naturaleza. Entre sus ideas más fantásticas se incluyen una máquina para capturar y utilizar energía de rayos cósmicos, una técnica para establecer comunicación con otros planetas y un arma de partículas de rayos para destruir una armada de 10.000 aeronaves a 250 millas de distancia.

Muchas de sus ideas eran más prácticas, y ocasionalmente vendía los derechos a terceros para que desarrollen sus conceptos.

Particularmente innovadores son sus diseños para un velocímetro de automóvil y una luz delantera locomotiva. Con estas ventas obtenía pequeñas cantidades de dinero, pero dadas sus innumerables deudas, vivió en un estado rayando la pobreza por el resto de sus días. A pesar de sus problemas financieros crónicos, Tesla siempre intentó brindar una imagen personal sofisticada y elegante.

Hacia el final de sus días, Tesla se tornó en un ser ermitaño y excéntrico. Sólo establecía relación con palomas que el mismo cuidaba y alimentaba, se volvía cada vez más retraído y desconfiado, y sentía pánico de contraer infecciones. Tesla murió solo en una pequeña habitación de hotel el 7 de enero de 1943 a los 86 años en la ciudad de Nueva York.

Durante sus últimos años, llevó una vida casi indigente, olvidado por el mundo que él pensó que lo honraría.

En la catedral de Nueva York donde se llevaron a cabo sus funerales se reunieron más de dos mil personas. Arribaron tributos de notables figuras políticas y científicos de todo el mundo, incluidos tres premios Nobel.
 
Hugo Gernsback, gran admirador del famoso científico e inventor, fue uno de los primeros en ser notificados de su muerte. Gernsback mandó construir una máscara mortuoria de cobre con la imagen del sabio científico que aún se conserva en sus oficinas como un recuerdo personal.
Tesla fue un personaje poco común. En 1915 Reuters informó desde Londres, extraoficialmente, que Nikola Tesla y Thomas Edison compartirían l Premio Nobel de Física de aquel año.

Numerosos medios informativos de todo el mundo publicaron esta noticia como verdadera. Sin embargo, la distinción jamás fue recibida por ninguno de estos dos científicos. Nadie conoce la verdadera historia, pero muchos creen que Nikola Tesla se negó a aceptar el premio Al parecer, Tesla declinó compartir el premio debido a que dudaba que Edison fuera un científico en el sentido estricto.

Tesla estaba muy necesitado de los 20.000 dólares que hubiese recibido en caso de aceptar el premio. Su trabajo fue aprovechado por otros para generar fortunas; pero él vivió los últimos años de su vida en extrema pobreza y murió sin reconocimiento alguno. Si es verdad que Tesla rechazó el Premio Nobel, este hecho se debió a una cuestión de principios que lo precipitó a hacerlo. Desde la perspectiva de Tesla, Edison era un simple "inventor" que desarrolló varios dispositivos científicos muy útiles.

El se consideraba a sí mismo un "descubridor" de nuevos principios científicos, y sólo incidentalmente, un inventor. Según Tesla, un descubridor sobrepasa en importancia a un inventor.

Otros creen que fue Edison el que rechazó el premio. Quizás era un modo de manifestar su enojo por la renuncia de Tesla a la Compañia Edison y su ingreso a Westinghouse, la empresa competidora.

Dos años más tarde, Tesla rechazó la Medalla Edison que le ofreció la AIEE (Instituto Americano de Ingenieros Electrónicos) por sus sorprendentes trabajos y aplicaciones relacionadas con el desarrollo de su teoría de corriente alternante. Tesla demostró así su enfado por los treinta años que le demandó a la AIEE reconocer la importancia de su trabajo.

El museo Tesla de Belgrado está dedicado al inventor. En 1956, la unidad de densidad del flujo magnético en el sistema métrico fue nombrada Tesla en su honor.

En vida, Tesla fue un hombre excéntrico y brillante. Luego de su muerte, su legado vive a medida que sus teorías continúan siendo exploradas y confirmadas.

Es casi imposible entrar en un cuarto o vehículo moderno, sea un automóvil o un trasbordador espacial, y no ver algún aparato, sea una pantalla de computadora o un teléfono, que no pueda ser relacionado con el genio de Tesla. Pero su mayor legado quizá sea el de ser uno de los pocos héroes compartidos por Croacia y Serbia.


Texto de Nikola Tesla (1856-1943) donde predice las
redes telemáticas intentando desarrollar una "planta
energética" para facilitar las comunicaciones
.
------------------------------------------------
 
"Es posible  que  dentro  de  nueve  meses  se  ponga

en servicio  la nueva  planta  energética  capaz de

alimentar un  sistema  de  distribución  mundial. Con

esta  planta generadora se  podrá  suministrar  una

energía  eléctrica de  hasta  10  millones  CV.  Ha  sido 

concebida  para  el mayor  número  posible  de  usos

técnicos  a  un  coste razonable.

Entre estos, se pueden  mencionar los siguientes":
 
 
1.  Interconexión de las estaciones de telégrafos ya

existentes en todo el mundo.
 2.  Establecimiento por todo el planeta de un

servicio telegráfico estatal, secreto, a resguardo

de interferencias.

 3.  Interconexión de todas las estaciones telefónicas

del mundo.

 4.  Difusión mundial de noticias vía telegráfica o

telefónica, en relación con la prensa.
5. Establecimiento de un sistema mundial de

información para uso exclusivamente privado.
6. Interconexión y movilización de los indicadores

bursátiles del mundo.
7. Implantación de un sistema de difusión musical.
8. Registro horario universal, por medio de relojes

baratos y de precisión astronómica que no

requieren trabajos de mantenimiento.
9.  Transmisión de escritos, cartas, cheques, etc.
10. Implantación de un servicio marítimo universal

que permita a los barcos navegar sin brújula,

determinar con exactitud la posición, la hora,

la velocidad y evitar colisiones y otros desastres.
11. Implantación de un sistema de impresión a

distancia.

12. Sistema de reproducción y envío a cualquier

parte del mundo de fotografías, imágenes y toda

clase de registros gráficos."
   
Nikola Tesla, ingeniero yugoslavo, inventor (1856-1943)
 
¿SERIA CIERTO ?
 
Hay algo todavía más inquietante, pero que nos puede aportar datos de que los estudios y experimentos de Nikola Tesla eran tenidos muy, pero que muy en cuenta por los Gobiernos, sobre todo por el de EEUU. Uno de esos proyectos fue el Experimento Filadelfia. En el que se afirmaba que la Marina de Guerra de los EEUU había sido capaz no sólo de hacer invisible un barco entero con su tripulación, y no sólo hacerlo aparecer a mucha distancia de su punto de origen, sino lo que parece más inquietante, es que al parecer hasta incluso en el tiempo.

Han aparecido unos curiosos personajes que dicen haber participado en el experimento, como Carlos Allende, Alfred Bielek, entre otros. Afirman que entre los científicos que estaban implicados en este asunto figuraba el mismísimo Nikola Tesla, y que una primera prueba del experimento se había llevado a cabo el 20 de julio de 1943, al parecer con resultados bastante nefastos para los miembros de la tripulación, que al parecer sufrieron grandes daños psicológicos y físicos.

Pero al parecer, a pesar de aquello, las pruebas parecen haber continuado, hasta el 13 de agosto. Entre estos relatos, aparece una parte que no se había comentado antes, y es que el barco no sólo se habría desplazado en el espacio, sino también en el tiempo: asegura que reaparecieron en el 1983 en una base militar Long Island, llamada Montauk.

Por muy fantástico que parezca, no es la única declaración similar, también Preston B. Nichols cuenta algo muy parecido.

El US Eldridge pasó a formar parte de la marina de la griega, bajo el nombre de León, allá por los cincuenta. El periodista griego George N. Pantoulas realizó una investigación exhaustiva en este barco. Logró averiguar que las hojas del cuaderno de bitácora correspondientes a los días en los que supuestamente se llevaron a cabo los experimentos no aparecen; han sido arrancadas.

Miembros de la tripulación refieren haber visto cosas extrañas. Otros dicen que se puede ver un resplandor de color verde que envuelve al barco por las noches.

Estas historias se suceden desde aquel entonces, van y vienen y sabiendo que podía estar involucrado el mismo Nikola Tesla, no sería del todo descabellado el sospechar en el verano de aquel año de 1943, se pudo conseguir uno de los sueños más increíbles del hombre, La Invisibilidad.
 

CURIOSIDADES SOBRE NIKOLA TESLA



        Algo que dice mucho sobre esa época es que incluso Nikola Tesla tuvo abierto un expediente por el FBI.
 
       El mismo Edgar Hoover aparecía en dicho expediente, que aunque siempre se dijo desde el FBI que los inventos y asuntos de Tesla eran de moderado interés, tenían un expediente de 156 páginas sobre Nikola Tesla, y como es lógico la respuesta desde el FBI ante la misma pregunta a través del paso de los años, ha sido siempre la misma. No hay archivos sobre Nikola Tesla.
 
      Otra curiosidad es que a su muerte el FBI, intentó hacerse con todos los papeles e inventos de Tesla, cuyo expediente, cerrado en 1943, se volvió a reabrir en 1957 debido a informes que decían que los rusos estaban investigando con la tecnología de Nikola Tesla. De hecho hay muchas personas que están convencidas de que el Pentágono ha continuado experimentando con esta tecnología, en proyectos secretos y clasificados, como el HAARP, el High-frequency Active Auroral Research Program, que recuerda al transmisor gigante de Tesla amplificado, que apunta en otra dirección, los treinta millones dólares asignados al experimento para bombear enormes cantidades de energía hacia el interior de la atmósfera sobre Alaska. Los propósitos del HAARP son poco claros, aquellos investigadores que investigaban el proyecto lo han llamado de todo, desde una red de Vigilancia de Comunicaciones, hasta un dispositivo de control mental masivo.

Como podéis ver Nikola Tesla fue y aún seguirá siendo una gran desconocido ha sido el descubridor de multitud de aparatos y otros utillajes que utilizamos desde siempre y nunca se nos ocurrió pensar quien había sido la persona que lo había descubierto.

Pero es posible que poco a poco se vaya conociendo cada vez más un poquito de ese gran Descubridor, de ese gran científico que fue Nikola Tesla. Si fuese alguien corriente como cualquiera de nosotros, los gobiernos más poderosos del mundo no estarían todavía hoy intentando desarrollar sus ideas.
Siempre acaban siendo anónimas aquellas personas que solamente piensan en el desarrollo y en el bien de la humanidad, aunque siempre otras muchas más poderosas, obviamente que deciden que todavía no estamos preparados para poder dar ese salto evolutivo, que tanto necesita el Planeta a estas alturas, y que además lo esta pidiendo a gritos, a gritos de los océanos y mares, cada vez que se vierte petróleo y otras sustancias químicas, que las empresas hacen vertidos indiscriminados, a gritos de la misma tierra con sus terremotos, a gritos desde los cielos con las lluvias torrenciales y los vientos huracanados, tifones y tornados que arrasan las ciudades, a gritos de los mismos seres humanos que claman solamente por agua y comida y son masacrados, o explotados hasta la extenuación, a veces para que nosotros mismos podamos hacer consumo e ir cómodos por las calles vestidos y calzados.

El ejemplo más claro lo tenemos con Javier Patarroyo, el descubridor de la Vacuna de la Malaria, que ha sido dejado en la calle con el Laboratorio embargado por los intereses de un Banco, que intentaba presionarle con el motivo económico para que les diese la patente de la Vacuna, ................... hasta cuando........

Esperemos que el salto evolutivo de la conciencia del ser humano se lleve a cabo cuanto antes, pero recordad que todos tenemos que aportar nuestro granito de arena, impidiendo que personas ya no como Nikola Tesla, sino como Patarroyo puedan contribuir sin trabas al bien común de la Humanidad.

Octavio Dopico Pérez



5 comentarios:

hirambc dijo...

Nikola Tesla fué un genio adelantado a su tiempo y una víctima más de los poderosos intereses económicos del capitalismo y sobretodo del egoismo humano, celo y ceguera de quienes ven más en su propio beneficio que en el de la humanidad. En 1996 recibí de un científico perseguido e inventor de una máquina curalotodo (que merece un homenaje por cierto) un antiguo libro de N. Tesla escrito a fines del S.XIX., autografiado por el genio y que el guardaba con celo. Lo conservo con mucho cariño. Desde entonces me convertí en un sincero admirador y estudioso de su obra. Apenas volví a ver y descargué del Internet Tesla: Master of Lightning, un merecido, recomendable y decente documental sobre su vida y obra que recomiendo ampliamente. Desargué sus "escritos perdidos" y descubrí los nuevos autos eléctricos Tesla ( www.teslamotors.com ) que homenajean a este personaje y tratan de darle un poco del reconocimiento que merece. El mundo moderno no sería igual sin las aportaciones de Tesla y hoy es mas que importante revisar sus teorías y propuestas. Yo mismo tengo un hijo con su mismo nombre de pila y otro a los que desde muy pequeños les he inculcado que hay que ser descubridores e inventores para hacer de nuestro planeta un mejor lugar para vivir. Gracias por su blogger y felicidades.

Luis dijo...

Es un gran personaje NIKOLA TESLA ,cinceramente quede impresionado con la informacion resumida de su vida personal,de los proyectos que logro hacerlos realidad .Que mente tan brilante ''hasta creo que no pertence a este mundo''.

pd "si pueden recomendarme mas libros o websites para saber mas de este personaje ,de antemano gracias salu2.

Luis dijo...

Es un gran personaje NIKOLA TESLA ,cinceramente quede impresionado con la informacion resumida de su vida personal,de los proyectos que logro hacerlos realidad .Que mente tan brilante ''hasta creo que no pertence a este mundo''.

pd "si pueden recomendarme mas libros o websites para saber mas de este personaje ,de antemano gracias salu2.

Gabacos dijo...

Excelente informacion, ojala la leyeran los jovenes para que despierte la curiosidad de experimentar

N. Salas dijo...

Excelente artículo, pero para corregir, el descubridor de la malaria se llama Manuel Elkin Patarroyo, no javier..
Gracias por compartir la historia de N. Tesla.