24 diciembre 2006

¡Y nos quejamos del Tabaco!…………………….. si supieseis…………………….

¡Y nos quejamos del Tabaco!…………………….. si supieseis…………………….
 
En estos días se está hablando de toda serie de catástrofes naturales, maremotos, tornados, tormentas, terremotos, huracanes, cambio climático…….
 
           Y sin embargo no es que haya una causa determinada, sino que son muchas, múltiples y variadas.
 
Los vientos por ejemplo, son capaces de transportar enormes cantidades de todo tipo de materiales por el aire, de hecho trasladan continuamente a grandes distancias y por todo el planeta gases, columnas de humo procedentes de los incendios forestales, cenizas de las erupciones volcánicas y nubes de arena y polvo que provienen de los desiertos………..la radioactividad de las explosiones nucleares………….

 
Es por ello que la contaminación del aire afecta la salud de las personas, de los animales, la vegetación, ensucia y deteriora los materiales, afecta al clima, reduce la visibilidad y la radiación solar, aumenta los riesgos y en general dificulta el disfrute de la vida y de las cosas.
 
¿Y cómo puede afectar a la atmósfera? Pues de varias formas, entre las que podemos destacar la reducción de la visibilidad: por la dispersión de la luz debido a la presencia en el aire de partículas en suspensión, que desvían las trayectorias luminosas.

La formación y precipitación de neblina: por la presencia de altas concentraciones de Dióxido Sulfúrico en el aire.

La reducción de la radiación solar, durante el día la cantidad de contaminación sobre una ciudad producirá una reducción de la luz solar debido a que dispersa la luz y no permite que llegue toda hasta el suelo.
 
También va a afectar a los materiales, de diversas formas, por Sedimentación, por la deposición de partículas sobre las diferentes superficies cambiando su aspecto externo, habitualmente de dos formas, la primera de tipo estético, por afeamiento, y la segunda porque provoca el aumento de lavados adicionales que incrementa los gastos y desgastes.
 
Otra forma es por Abrasión, por las partículas sólidas que se encuentran en la atmósfera, y que son transportadas al chocar con los obstáculos.
 
También podemos comentar también el Ataque Químico, que puede actuar de dos formas, Directa: por la acción del contaminante sobre el material con el que reacciona químicamente dando origen a un nuevo producto.
 
Y una segunda Indirecta, en la que el contaminante después de depositado experimenta una variación en su composición transformándose en un nuevo compuesto que es el que reacciona con el material.
 
Por ejemplo, en Los Angeles, donde es habitual que haya elevados niveles de ozono hay que cambiar los neumáticos y las gomas de los limpiaparabrisas más a menudo.
 
Podríamos incluso hablar del conocido como Síndrome del Edificio Enfermo: causándonos escozor de ojos, irritación de fosas nasales, dolores de cabeza, etc.

Obviamente también tiene sus efectos sobre la vegetación, aquí entre los contaminantes reconocidos como fitotóxicos tenemos el Dióxido de azufre, el nitrato de peroxacetilo y el etileno. El cloro, cloruro de Hidrógeno y amoníaco son menos tóxicos. Estos penetran en la planta por los estomas con la respiración, destruyen la clorofila e interrumpen la fotosíntesis.

El Ozono, que va a causar manchas blancas, para el crecimiento, y provoca decoloración con 4 horas de exposición

El SO2 va a originar manchas entre las venas, clorosis, parada y reducción del crecimiento...Con exposiciones de 8 horas.

El Nitrato de peroxacetilo: Superficie interior de las hojas blanca o parda. Con exposiciones de 6 horas.
 
El Cl2, zonas decoloradas en las puntas, corte de las hojas, a las 2 horas.
 
Etileno: Hojas blanquecinas con una exposición de 6 horas.

También van a actuar sobre los animales, los animales más afectados son el ganado vacuno, animales de corral y pájaros. Los contaminantes los atacan por agresión directa cutánea o por inhalación, o por ingesta de alimentos contaminados.

Sobre la Salud Humana, los efectos de los contaminantes son múltiples, penetran por el sistema respiratorio, y aunque tenemos varios mecanismos de defensa para evitar su entrada, desde los pelos de la nariz y la mucosa de la tráquea, donde la mayoría son eliminadas, pero el resto llega a los bronquios y alvéolos.
 
El Monóxido de Carbono, que llega a los alvéolos con el oxígeno y compite por el oxigeno con la hemoglobina que es la que transporta el oxígeno a las células. La mayor fuente son los tubos de escape de los coches. Puede afectar a la habilidad para estimar intervalos de tiempo y reducir la sensibilidad visual en la oscuridad.
 
Oxido de Azufre, que es altamente soluble y absorbido por los conductos del sistema respiratorio, va a provocar constricción de las vías respiratorias, y un aumento de la morbilidad y gravedad de las enfermedades respiratorias.

Los Óxidos de Nitrógeno, que se transforman en los pulmones en nitrosaminas, algunas cancerígenas, que al pasar a la sangre forman metahemoglobina, que va a provocar irritación de los alvéolos, y síntomas parecidos al enfisema pulmonar.

Oxidantes Fotoquímicos, como el ozono, que aún cuando es beneficioso, va a producir estrechamiento de las vías respiratorias, el envejecimiento acelerado de los tejidos pulmonares, irritación ocular.

El Plomo, que impide la formación de hemoglobina

El Sistema Respiratorio reacciona de varias maneras distintas a los contaminantes atmosféricos, la primera es aguda como la bronquitis irritante, en la que aumenta el espesor de la mucosidad pulmonar, la segunda es la bronquitis crónica, con aumento de secreción de mucosidad en los bronquios, tos y falta de respiración, y aún podemos comentar otra como el enfisema pulmonar, donde los alvéolos se vuelven rugosos y distendidos y se destruyen, con la consiguiente falta de respiración.

Y los niños, como siempre se ven más afectados que los adultos, hay algunas enfermedades agudas que reflejan la relación con la contaminación atmosférica como el Pseudo-Krupp o laringitis estridulosa, que puede ser desencadenado por alergia al polvo, al polen, y a la contaminación atmosférica, la relación entre el aumento de SO2 y partículas de polvo en la atmósfera y la aparición de pseudo-krupp en niños ha sido probada científicamente.
 
Hay gran relación entre la mortalidad debida a bronquitis y los índices de Contaminación Atmosférica.
 
El cáncer de pulmón es 1´5 veces más frecuente en las zonas urbanas que en las rurales.
 
La reducción de la contaminación reduciría en un 15 % la mortalidad por enfermedades cardíacas, entre otras. Una reducción de sólo el 10 % de las concentraciones mínimas de partículas y de los sulfatos en la atmósfera haría bajar la mortalidad alrededor de un 0´5 %, parece una cantidad pequeña pero si la aplicamos al total nos sale una cantidad bastante elevada.
 
Pero como siempre, nos parece que el aire en su inmensidad es capaz de arrastrar lo que sea, y eliminarlo, sin darnos cuenta de que lo único que hace es cambiarlo de sitio.
 
Y con todo esto que tenemos encima…… ¿nos quejamos del humo del tabaco……..? ¿ Y del resto de problemas que afectan directamente a nuestra salud…… las calefacciones…..las centrales térmicas…….el exceso de vehículos….la quema de combustibles…….. los vertidos al aire, agua y tierra de empresas contaminantes?????

Señor, señor, señor.

2 comentarios:

Kolni dijo...

Como fumador empedernido (aunque ya he aprendido a no tragar el humo, y a fumar tabaco de liar, no el de las cajetillas) estoy totalmente de acuerdo.
Salud
K.

cigarette alternative dijo...

Los cambios climáticos y el medio ambiente en que vivimos juega un papel muy importante en el desarrollo de las enfermedades. También se debe indicar que el humo del cigarro es más contaminante que el diésel. Está demostrado que el humo del cigarro es un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades coronarias, enfermedades respiratorias, varios tipos de cáncer, ataques cerebrales, creo que ya no nos debe sorprender sus consecuencias. Es mejor que pensemos en dejar este vicio mortal que nos puede causar la muerte, busquemos alternativas para dejar de fumar como los parches antitabaco, los chicles y los cigarrillos electrónicos que son muy efectivos.